FPB

.

  • 18.12.2015 10:41

    EL ZAPATERO BASILIO Y SU PEQUEÑO AMULETO. Laura Macías Moreno. FPB Servicios Administrativos II.

    En una ciudad muy pequeña de un país muy pequeño, todo era diminuto: los árboles, las casas y hasta las personas eran seres extremadamente bajitos. En una zapatería de esta pequeña ciudad fabricaba y vendía zapatos Basilio, un ser alegre, divertido y que caía muy bien, pero la gente no compraba sus zapatos ya que al hacerlos siempre tenía un minúsculo fallo, aunque cogiera medidas de los pies de la gente, o el zapato no entraba o el zapato venía demasiado grande.

    Tal era su frustración de no vender un solo zapato que decidió ir al bosque a ver si se aclaraba que hacía mal.


    Basilio iba caminando por el bosque cuando de repente pisó algo, cuando lo miró era una cosa de tal pequeñez que apenas podía verse. Al principio se quedó observándolo, quizás era algo insignificante o tal vez fuera algo tan valioso que ayudaría a salvar su negocio.

    Basilio se fue la mar de contento a su casa, sin saber que lo que realmente tenía en el bolsillo era algo que efectivamente iba a ser maravilloso. El zapatero siempre se quejaba de que no tenía mujer ni hijos, pero sin poder saberlo, su suerte pronto cambiaría.

    Basilio visitó a un gran amigo suyo que sabía de cosas valiosas, pero una vez más Basilio se llevo una gran decepción, su gran amigo le había dicho que no veía nada de valor en ese extraño y minúsculo objeto.

    El pequeño zapatero llegó a su tienda muy enfadado y triste, llevaba unas horas dándole vueltas a la cabeza lamentándose de que si el negocio seguía así, iba a tener que cerrar. Pero de pronto vio entrar a la mujer más hermosa que nunca había visto, Basilio al momento se enamoró de ella. La chica le pidió unos zapatos a medida, y él se esforzó tanto en hacerle unos preciosos zapatos que apenas pudo dormir entre pensar el estilo y fabricarlos. El único miedo que tenía era volverlos a hacer mal. A la mañana siguiente la hermosa mujer estaba probándose los zapatos cuando sorprendentemente le quedaron bien. La chica quedó tan encantada que se enamoró de Basilio. El zapatero chiquitín pensó que era por aquella cosa de aspecto raro que encontró en el bosque, y decidió que iba a ser su pequeño amuleto, sin pararse a pensar que quizás los zapatos los hizo perfectos por el esfuerzo que puso y que el encuentro con la mujer podría haber sido simple casualidad. Más tarde Basilio pidió matrimonio a la hermosísima joven, se casaron y tuvieron muchísimos pequeños hijos.

    El significado de este cuento es que con esfuerzo, un poco de suerte y motivación, todo se consigue.

Contacto

es liceu
cabana 31
marratxí
07141

2015/ Departament lletres. Es Liceu. Mallorca

Haz tu página web gratisWebnode